PREGUNTAS FRECUENTES

La discapacidad intelectual es una condición relativamente común con una prevalencia de alrededor del 1,5% en los países occidentales. Aunque a menudo no es posible determinar una causa clara de la discapacidad intelectual, es bastante seguro que su aparición esté influida por complejos factores de riesgo biomédicos, sociales, conductuales y educativos. Los cambios en la comprensión del fenómeno global de la discapacidad también han tenido un impacto significativo en la conceptualización de la discapacidad intelectual, lo que ha llevado necesariamente a cambios en la terminología utilizada. En la literatura se describen con mayor frecuencia los siguientes modelos de discapacidad: moral, médico, de rehabilitación, social y de diversidad.

A pesar de los cambios en la comprensión del fenómeno de la discapacidad y de la terminología utilizada, las personas con discapacidad intelectual siguen estando expuestas a la estigmatización y la marginación.

Aunque la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad obliga a los países firmantes a "garantizar un sistema educativo inclusivo a todos los niveles", los estudiantes con discapacidad intelectual asisten a escuelas especiales de primaria y secundaria con más frecuencia que los estudiantes con otras formas de discapacidad, y la práctica de invisibilización estadística de estos estudiantes en el proceso educativo que podría enmascarar el estado real de la educación inclusiva. La educación postsecundaria de los alumnos con discapacidad intelectual en el espacio europeo de educación superior es muy escasa.

La interpretación de términos como educación para alumnos con discapacidad, educación inclusiva y escuela inclusiva varía considerablemente entre los países europeos.

La Declaración Universal de los Derechos Humanos (ONU, 1948), en su art. 26 sienta las bases del significado de "inclusión educativa", aunque no lo nombre explícitamente: "Toda persona tiene derecho a la educación. La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana y el fortalecimiento del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales. Favorecerá la comprensión, la tolerancia y la amistad entre todas las naciones y todos los grupos étnicos o religiosos, y promoverá las actividades de las Naciones Unidas para el mantenimiento de la paz". En este artículo se afirma el principio constitutivo de la educación inclusiva, donde se establece el derecho de todos a la educación y se aclara que la tarea de la institución educativa no termina con la transmisión de conocimientos.

En la Declaración Mundial de la Educación para Todos (UNESCO, 1990), se define el llamado movimiento de la Educación para Todos (EPT), que tiene como objetivo proporcionar una educación básica de calidad para todos.

"Esto significa ser proactivo en la identificación de las barreras que muchos encuentran en el acceso a las oportunidades educativas e identificar los recursos necesarios para superar esas barreras. La educación inclusiva es un proceso de fortalecimiento de la capacidad del sistema educativo para llegar a todos los alumnos y, por tanto, puede entenderse como una estrategia clave para lograr la EPT. Como principio general, debe guiar todas las políticas y prácticas educativas, partiendo del hecho de que la educación es un derecho humano básico y el fundamento de una sociedad más justa e igualitaria".

Queda claro aquí que la inclusión es un valor transversal, cuya presencia caracteriza la forma de ser del sistema escolar, también desde el punto de vista organizativo y de gestión, y orienta su acción según la lógica de la equidad, la igualdad de oportunidades y la participación.

Sin embargo, la investigación en Europa sobre el tema de la inclusión de estudiantes con discapacidad intelectual en contextos universitarios no está muy desarrollada. Además, en toda Europa se carece de una recogida de datos sobre el número de estudiantes con DI que han emprendido una trayectoria de educación postsecundaria o superior, lo que no favorece el diseño de políticas de inclusión.

Un Entorno Virtual de Aprendizaje (EVA) es un aula virtual que permite a los profesores y a los alumnos comunicarse entre sí en línea. La información de la clase, el material didáctico y las tareas se proporcionan normalmente a través de la web. Los estudiantes pueden conectarse a la página web de la clase para ver esta información y también pueden descargar en sus ordenadores las tareas y los materiales de lectura necesarios. Algunos EVE permiten incluso la realización de trabajos y exámenes en línea. En este caso, el profesor puede comunicarse con los alumnos en tiempo real mediante videoconferencia o conferencia web. Los entornos virtuales de aprendizaje son un método popular de e-learning, que se refiere al aprendizaje a través de medios electrónicos. Aunque un entorno virtual de aprendizaje no puede sustituir totalmente a la clase tradicional, puede ser una forma útil de enseñar a estudiantes que residen en muchos lugares diferentes.

Entre las ventajas más importantes de los entornos virtuales de aprendizaje están: la accesibilidad, la flexibilidad, la personalización, el ahorro de tiempo y de costes, la inmediatez de la información y su carácter internacional.

Algunos proyectos que hicieron uso de un EVA y en los que también se demostró su éxito.

  • Proyecto INTENT (Integración de redes de telecolaboración en la enseñanza superior de lenguas extranjeras).
  • Proyecto Erasmus+ CET (Comunicación y educación a través de Transmedia).
  • Proyecto Erasmus+ AMEDY (Educación mediática activa para los jóvenes con discapacidad).
  • Proyecto Erasmus+ SUSKIDS (Habilidades de sostenibilidad para el síndrome de Down).

Después de diseñar e implantar un EVA, es muy importante evaluarlo para asegurarse de que se utiliza para lo que se necesita.

En cuanto a la evaluación del propio sistema, es importante tener en cuenta lo siguiente:

A la hora de evaluar el EVA, es importante valorar hasta qué punto la elección del EVEA cumple también con los beneficios asociados al mismo. Además, también es importante evaluar el contenido.

En cuanto a la evaluación del proceso de aprendizaje por parte de los participantes, es importante tener en cuenta que si se quiere obtener más información sobre el proceso de aprendizaje de los participantes, la situación de partida de los mismos debe estar siempre clara.

Para la evaluación del curso de formación dentro del proyecto TUT4IND, la evaluación se centrará tanto en el diseño y el contenido de la formación como en el proceso de aprendizaje de los participantes.

Durante el proceso de diseño del EVA y del contenido de la formación, se llevará a cabo una evaluación formativa con algunos participantes o con una muestra de la audiencia, con el fin de asegurarse de que el EVA final será sólido. Cuando los participantes hayan completado la formación final, habrá una evaluación sumativa, que valorará el impacto y el contenido del curso.

Conocimientos básicos de informática: Conocimiento de las siguientes plataformas de eLearning: MOOC, MOODLE, etc.

La inscripción en el curso se basará en las convocatorias anteriores.

Número de plazas en cada convocatoria: máximo 25, para la realización de todos los módulos, más cinco plazas más en cada módulo para que se puedan realizar de forma independiente. Si no se realiza el curso completo, se puede obtener un certificado de haber realizado el módulo o módulos específicos, pero el certificado de reconocimiento de la competencia para impartir docencia a estudiantes con discapacidad sólo se obtiene si se ha realizado el curso completo.

La convocatoria está pensada para la realización de todo el curso, con 5 plazas más reservadas para módulos específicos.

El calendario del curso incluirá las fechas de inicio y finalización de cada módulo formativo, así como los plazos de entrega y realización de las actividades de evaluación. Al término de estos plazos, se abrirá un periodo extraordinario para completar cualquier módulo que quede pendiente. El plazo de finalización de cada módulo, y del curso en su conjunto, se fijará una vez que el curso haya sido pilotado.

El curso contará con el apoyo de un profesional de apoyo, que dirigirá y orientará a los alumnos, resolviendo dudas o ampliando información sobre las diferentes materias. Este profesional se encargará de impartir dos sesiones virtuales, una inicial y otra final, para aclarar dudas y profundizar en algunos temas.

La comunicación entre el profesional de apoyo y los alumnos se realiza a través de un foro MOODLE o por correo electrónico.

Para inscribirse en el programa, los candidatos deben ser profesores de educación superior y poseer una licenciatura, un máster o un doctorado, u otro título legal, en cualquier área académica.

El Comité Científico del programa también puede aceptar la inscripción de otros candidatos con un currículo académico, científico y profesional relevante, aunque no sean profesores de educación superior.

Los candidatos deben indicar su interés en este Programa Especial y tener al menos un semestre de experiencia profesional en la enseñanza.

Al finalizar la formación, los profesores conocerán los principios básicos de la educación inclusiva y tendrán un conocimiento básico de las leyes relativas a la educación superior de las personas con discapacidad en Europa y del derecho de las personas con discapacidad intelectual (DI) a participar en ese nivel educativo. Además, conocerán el concepto de DI, así como las características cognitivas y socioconductuales asociadas a esta población. Tendrán conocimientos sobre la inteligencia emocional de las personas con DI, así como estrategias para estimular su motivación.

Los profesores universitarios serán instruidos en los principios de la intervención conductual positiva y tendrán conocimientos básicos sobre cómo apoyar a los estudiantes en su crecimiento y desarrollo personal, cómo ayudarles a comprender mejor las consecuencias de sus propias elecciones y actividades, cómo tomar sus propias decisiones y cómo mejorar sus patrones de conducta.

Los profesores también serán capaces de proporcionar orientación profesional a los alumnos con DI. Sabrán cómo fomentar las elecciones responsables y autónomas de los estudiantes con DI en términos de entorno social y laboral.

En definitiva, los profesores universitarios serán capaces de apoyar a los futuros estudiantes con discapacidad intelectual para que consigan la igualdad de oportunidades para completar sus estudios al finalizar la formación.

  • Conocimientos: Conocimientos amplios, especializados, fácticos y teóricos dentro de un campo de trabajo o estudio, y conciencia de los límites de esos conocimientos. 
  • Habilidades: Una amplia gama de habilidades cognitivas y prácticas necesarias para desarrollar soluciones creativas a problemas abstractos.
  • Responsabilidad y autonomía: Ejercer la dirección y la supervisión en contextos de actividades laborales o de estudio en los que se produzcan cambios imprevisibles. Revisar y desarrollar el rendimiento propio y de los demás

Los profesores universitarios que participen en el curso deben ser capaces de

  • Demostrar conocimiento y comprensión sobre la inclusión, así como sobre la discapacidad intelectual adoptando estrategias inclusivas y previniendo procesos de exclusión grupal en entornos universitarios.
  • Aplicar sus conocimientos sobre la inclusión y la discapacidad intelectual a sus actividades docentes.
  • Elegir entre las alternativas y formas existentes para eliminar eficazmente las barreras de acceso y ofrecer oportunidades de aprendizaje significativas.
  • Desarrollar competencias para establecer entornos de aprendizaje accesibles a los estudiantes con DI, promoviendo la inclusión y la prevención de la exclusión grupal en entornos escolares.
  • Utilizar las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) como valor añadido para apoyar la participación, el intercambio y la comunicación multimodal accesible.
  • Fomentar la motivación, la autoestima y la percepción de autoeficacia en los alumnos con DI.
  • Adquirir conocimientos básicos sobre los principios de la inclusión.
  • Tomar conciencia de las cuestiones clave relacionadas con la inclusión (perspectiva europea y dimensión de un marco común) y de las necesidades de las personas con discapacidad en términos de participación en los cursos universitarios.
  • Mejorar las habilidades digitales trabajando con una serie de herramientas y software para la enseñanza.
  • Fomentar la participación activa de los estudiantes con DI en la vida universitaria y en el contexto de la ciudad, involucrándolos en diversas iniciativas y actividades culturales deportiva

El curso consta de tres módulos, cada uno de los cuales contiene cuatro temas.

Módulo I: Formación transversal

  Tema 1. Gestión de la diversidad y principios de la educación inclusiva

   Tema 2. Discapacidad intelectual y del desarrollo

   Tema 3. Intervención en conductas problemáticas y calidad de vida de las personas con DI

   Tema 4. Promover la motivación de los alumnos con DI

Módulo II: Didáctica y metodologías inclusivas

   Tema 5. Diseño Universal para el Aprendizaje

   Tema 6. Estrategias de apoyo

   Tema 7. Aplicaciones tecnológicas como herramientas de enseñanza

   Tema 8. Técnicas de promoción del aprendizaje

Módulo III: Formación específica

   Tema 9. Inteligencia emocional y resolución de conflictos

   Tema 10. Estrategias para el estudio

   Tema 11. Orientación profesional

   Tema 12. Desarrollo de habilidades sociales

Cada tema se divide en las siguientes secciones:

  • Introducción
  • Marco teórico y bibliografía
  • Conceptos específicos relacionados con el tema
  • Necesidades específicas de las personas con DI sobre el tema
  • Propuestas metodológicas
  • Actividades
  • Glosario de términos
  • Herramientas
  • Recursos
  • Consejos
  • Curiosidades
  • Enlaces